"Biblioteca Escolar del I.E.S. Los Boliches - Fuengirola (Málaga)

«Google puede devolverte 100.000 respuestas, un bibliotecario o una bibliotecaria puede devolverte la correcta»...

Email: biblioteca@iesboliches.org

Twitter https://twitter.com/IBoliches?s=08

blogsaverroes.juntadeandalucia.es/ bibliotecaiesboliches

24 de octubre, día de las Bibliotecas

 

¡Hola!

Se acerca una de las primeras efemérides del curso académico. El 24 de octubre celebramos el Día de la Biblioteca, iniciativa que parte de la Asociación Española de Libro Infantil y Juvenil y que tiene entre sus objetivos:

a.- Dar a conocer la existencia de las distintas bibliotecas.

b.- Ofrecer información sobre el uso y posibilidades de las bibliotecas.

Con motivo de esta celebración, se encarga cada año a un escritor y a un ilustrador, ambos de reconocido prestigio, y que este año ha recaído en dos mujeres: "Ledicia Costas, última ganadora del Premio Nacional (Escarlatina, a cociñeira defunta) y del Premio Lazarillo (Jules Verne e a vida secreta das mulleres planta), y la ilustradora Elena Odriozola, también galardonada con el Premio Nacional de Ilustración en 2015".

Hoy os invito a su lectura : 

Una luciérnaga es una isla perdida en la noche más densa. Cien luciérnagas, una constelación misteriosa que marca el rumbo hacia otros universos. Así, con esa estrategia de luz, se organizan los libros que moran en las bibliotecas. Son caricias fosforescentes que incendian los sueños y recomponen los corazones grises hasta hacerlos recobrar su color rojo brillante. Cualquier individuo que padezca el síndrome del corazón gris, debería ponerse en manos de un experto y visitar una biblioteca.

Para escribir un libro, además de hacer malabarismos con las palabras hay que ser una desvergonzada o un loco. Un atrevido, una excéntrica descontrolada. Llevar un calcetín de lunares, otro de rayas y los pelos de punta. Una cresta como las que lucen las cacatúas sería un peinado muy interesante para un escritor. Solo las mentes más disparatadas son aptas para escribir libros. Pero para custodiarlas no es suficiente con tener un desajuste en los cables cerebrales. Es indispensable ser de fuera. Un extraterrestre. Las bibliotecas albergan seres con antenas giratorias, cerebros millométricos que memorizan títulos rebuscados, rimbombantes, campanudos. Las personas que custodian libros siempre me han parecido criaturas singulares. Están dotadas de extremidades retráctiles que estiran y estiran hasta alcanzar aquel volumen al que parecía imposible acceder. A continuación, como si nada, se recomponen y todo vuelve a su posición natural. Parecen seres humanos, pero a poco que les observes percibirás que no son de aquí. Una de las cosas que más me fascina de los bibliotecarios es su cerebro. ¡Me parecen tan listos! Los libros fabrican pensamientos. Pasar tantas horas dentro de una factoría de ideas es bueno para tener un corazón rojo y brillante y una cabeza repleta de planes fantásticos.

Alguien me ha contado que el 24 de octubre es el Día de la Biblioteca. Sería genial organizar una fiesta con confeti y pompas de jabón. Celebrarla por todo lo alto. Me encantaría vestirme para tal ocasión como el personaje de algún libro, sentarme en la mesa de una biblioteca de la ciudad donde vivo y esperar a que fueran a visitarme. En las bibliotecas puedes ser quien tú quieras. Desde Mary Poppins hasta Matilda, Atreyu, Drácula o incluso Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Efraimsdotter Långstrump. Puedes ponerte botas de pelo, plumas, zancos y sombreros. ¡Sombreros! ¡Eso es! Imagino a una pequeña lectora acercándose a mí discretamente, atraída por los colores y formas de mi sombrero:

—Sombrerera loca, ¡qué fiesta más maravillosa! ¿Sería tan amable de servirme una taza de té?

Yo se la serviría con mucho gusto, poniendo cara de mujer refinada, y luego ambas haríamos ruido al tragar. Sonaría algo parecido a glup glup glup. Y antes de que nos diese tiempo de romper a reír de forma desenfrenada, aparecería el bibliotecario, como surgido de la nada, que para eso poseen la facultad de materializarse delante de ti en el momento más inoportuno, y nos advertiría de que las bibliotecas no son merenderos. Hay que reconocer que son únicos custodiando tesoros. Extraterrestres con el corazón rojo y brillante. Qué cosa tan extraordinaria.

¡Feliz Día de la Biblioteca!

Texto: Ledicia Costas.

Un saludo.

 1. La Importancia de la Biblioteca Escolar:

Las bibliotecas escolares deben ofrecer mucho más que libros, es un lugar de reunión para los estudiantes, en el cual se pueden explorar y debatir ideas. En el manifiesto de la UNESCO en 1994 sobre las bibliotecas públicas, se reconoce que la participación constructiva y la consolidación de la democracia dependen tanto de una educación agradable como de un acceso libre y sin límites al conocimiento, el pensamiento, la cultura y la información, por lo cual la biblioteca escolar contribuye a formar una sociedad mas democrática mediante el acceso equitativo al conocimiento y a la información.

 

  2.- Breve Historia de la Biblioteca:

http://www.todolibroantiguo.es/historia-bibliotecas/edad-antigua.html

3.- Bibliotecas de Cine:

a.- 33 Bibliotecas de Cine a Ritmo de AC/DC

Nina Vadell, bibliotecaria de la Universidad de la Laguna y aficionada al cine, ha realizado un montaje “33 bibliotecas de cine a ritmo de AC/DC” con 33 escenas de películas en las que aparecen espacios bibliotecarios al ritmo trepidante de “AC/DC”.

b.- Biblioteca de Alejandría en Ágora

La película, Ágora, de Alejandro Amenábar, ha aventado las olvidadas cenizas de la legendaria Biblioteca de Alejandría. El esquema argumental de la cinta es básicamente histórico aunque, como veremos más adelante, el director se permita algunas licencias. Ágora se centra en torno a la figura de Hipatia, personaje que vivió realmente a caballo entre los siglos IV y V de nuestra era, matemática, astrónoma y filósofa, e hija de Teón, director de la Biblioteca en aquel tiempo. En vida de Hipatia, la Biblioteca hacía ya cerca de 600 años que existía, desde que el primero de los Tolomeos la fundara y Demetrio de Falero, antiguo general de Alejandro Magno, impulsara la importación de libros. Les siguió Zenodoto de Éfeso, primer director de la Biblioteca, que fue primero también en elaborar una edición crítica de Homero. A partir de ese momento, la nómina de eruditos que trabajaron para el Museo (como también se le llamaba a la Biblioteca por considerarse templo de las Musas) no hizo más que aumentar: matemáticos como Euclides; astrónomos como Aristarco de Samos, tan presente en la película de Amenábar, que se anticipó en más de dieciocho siglos a las teorías de Copérnico sobre la rotación de la Tierra y su movimiento alrededor del Sol; médicos como Herófilo y Galeno, este último referencia indiscutible hasta el siglo XVII; literatos como Calímaco, Apolonio de Rodas, el creador de Las argonáuticas o Aristarco de Samotracia, autor de un Canon alejandrino, que clasifica las mejores obras literarias griegas; físicos como Arquímedes; geógrafos como Estrabón; filósofos como nuestro Séneca; exégetas bíblicos como Filón (no olvidemos que en la Biblioteca de Alejandría se tradujo al griego la Biblia, conocida como la Biblia de los Setenta, aunque parece que fueron 72 los traductores de tan magna empresa) y sabios inclasificables por la vastedad de su saber como Eratóstenes de Cirene o Claudio Tolomeo. Por nombrar sólo a unos pocos.

c.- Desayuno con Diamantes

Seguro que la famosa Biblioteca pública de Nueva York, situada en la 5ª Avenida y abierta al público, te suena de varias películas. En Desayuno con diamantes, la vemos en un par de ocasiones: cuando Holly y Paul pasan un día probando cosas nuevas y deciden ir a la biblioteca para que Paul firme un ejemplar del libro que acaba de publicar, y cuando Holly decide casarse con un rico brasileño y mudarse a Brasil y acude al edificio a buscar información sobre el país.

 

d.- Pecados Capitales (Seven) - Escena de la biblioteca

Seven es un thriller psicológico, una película de detectives que nos cuenta una historia macabra relacionada con los siete pecados capitales, y que contiene una escena magnífica que resulta clave para el desenlace y esclarecimiento de los crímenes. La escena sucede en la biblioteca y nos recuerda otras películas americanas, como Todos los hombres del presidente, que narra cómo se desenmascaró el caso Watergate. La visita a estos lugares sirve para encontrar los elementos que ayudan a encajar las piezas del rompecabezas. Se trata de demostrar más que de mostrar y se presenta la biblioteca como centro de documentación, como lugar donde se hallan respuestas y se marca el camino de la investigación a seguir.

e.- El nombre de la Rosa Descubrimiento de la Biblioteca

La biblioteca que nos describe Umberto Eco aquí, cuenta que era una de las mejores que existían entonces, ya que poseía más libros que cualquier otra biblioteca cristiana. Muchos monjes iban allí, procedentes de otras abadías situadas en diferentes partes del mundo, simplemente para copiar algún manuscrito, trayendo, a cambio, algún manuscrito raro para que lo copiasen los monjes que estaban allí. Otros permanecen allí, mucho tiempo, incluso hasta su muerte, porque solo en esta biblioteca pueden encontrar las obras capaces de iluminar sus estudios. La biblioteca ha sido construida según un plano que solo el bibliotecario conoce y que se transmiten entre ellos. Sólo el bibliotecario está autorizado a moverse por el laberinto de los libros, sólo el sabe dónde encontrarlos y dónde guardarlos, sólo él es el responsable de su conservación.

 

“¿Acaso no hay momentos en los que estarías dispuestos a hacer incluso cosas reprobables para tener en vuestras manos un libro que buscáis desde hace años?

“La biblioteca se defiende sola, insondable como la verdad que en ella habita, engañosa como la mentira que custodia.”

 

Tu opinión es muy importante.

Página realizada por: José Huertas - Miguel Ángel Fernández para la Biblioteca del IES Los Boliches